EE.UU. y sus aliados sabotean solución negociada en Siria

Damasco, SANA
Estados Unidos y sus aliados sabotean una solución negociada a la crisis en Siria, alientan la destrucción de esta nación del Levante y con perturbadores conceptos que crean un devastador reflejo de la realidad.
 
Tras la imposibilidad de destruir Siria con una guerra terrorista impuesta hace casi 10 años, Washington y los seguidores de su política en Europa Occidental y en el Oriente Medio, desarrollan un intenso bloqueo económico, abastecen a grupos extremistas presuntamente moderados y aprovechan la pandemia del Covid 19 para ahogar a esta nación del Levante.
 
En el norte sirio específicamente en las provincias de Alepo, Hasaka e Idlib, y en áreas de las de Raqqa y Deir Ezzor, Estados Unidos estabiliza el respaldo a las llamadas Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), controla recursos naturales como el petróleo y gas y crea una infraestructura para dar presencia permanente a sus intereres hegemónicos.
 
Con 12 bases en la región, Washington cuenta con la colaboración de tropas especiales de Francia, Reino Unido y otros miembros de la Organización del Tratado del Atlántico del Norte (OTAN), construye otras dos y mantiene un fluido suministro de recursos de todo tipo a través de cruces fronterizos con Iraq.
 
De conjunto, garantiza la reorganización de elementos de la Junta para la Salvación del Levante, otrora Frente Al Nusra y del Partido Islámico del Turkestán, y rehabilita a miembros del Estado Islámico, Daesh en árabe en el vasto desierto de Al Badiya desde otra de sus instalaciones militares en Al Tanef, en el triángulo fronterizo entre Siria, Iraq y Jordania.
 
Paralelamente, Turquía incrementa la presencia militar en el norte de Alepo y hacia la división administrativa con la de Hasaka, donde construyó la presa Elisu sobre el río Tigris, según denunció recientemente Bashar Al Jaafari, representante permanente de Siria ante Naciones Unidas y con lo cual se priva a miles de pobladores de suministros de agua.
 
Al mismo tiempo, desde principios del presente año, Europa Occidental prolongó las sanciones y el bloqueo económico y comercial contra empresas, funcionarios y personalidades sirias y que incluyen bloqueo de cuentas bancarias, prohibición de todo tipo de suministros y a los que se suman, tergiversadores criterios manipulados políticamente, para el suministro de ayuda humanitaria.
 
Una y otra vez, desde los centros de poder occidentales se manipula cualquier tipo de negociación, entre ellas las reuniones del denominado Comité Constitucional para una nueva Carta Magna en Siria y cuyo encargado y enviado especial de la ONU, Geir Pedersen, opinó hace algunas horas que es ‘imposible conciliar reuniones, aún virtuales, ante las discrepancia de las partes.’
 
El acuerdo en tal sentido, fue establecido en enero del 2018 en un encuentro en Sochi, Rusia, del Congreso de Diálogo Nacional Sirio pero no ha logrado hasta la fecha, concretar ninguna decisión, sobre todo por la intransigencia de las organizaciones oposicionistas, sobre todo las radicadas en Ankara, Turquía y representantes del Gobierno, entre otros factores.
 
Uno de los elementos propiciados por Estados Unidos en particular, es condicionar cualquier ayuda humanitaria como prohibir la labor de la Media Luna Arabe Siria en regiones del Noreste de esta nación, algo que además está avalado desde Paría y Londres, capitales de dos potencias que tuvieron larga presencia en el territorio sirio.
 
Asimismo, el régimen sionista de Israel lanza sistemáticos ataques contra áreas de Siria, viola el espacio aéreo del Líbano, utiliza instalaciones militares de Estados Unidos en Jordania e Iraq con esos fines y mantiene una constante presencia militar en aguas orientales del Mediterráneo, además del respaldo incondicional a las pretensiones de Tel Aviv de anexar el Golán sirio ocupado y zonas de Palestina.
 
Estas acciones, intensificadas en las últimas semanas, no reflejan nada de sensatez y en consecuencia son un ejemplo definido de la impunidad con la que intentan destruir, dividir y arrasar con Siria al costo de más de medio millón de muertos y mutilados y una cifra superior a los 500 mil millones de dólares en pérdidas desde la guerra impuesta a esta nación del Levante desde fines del 2011.
Por Pedro García Hernández
Fuente: Prensa Latina  

Check Also

Los incendios afectaron a casi 7000 hectáreas de sembrados de trigo y cebada en Hasakeh, Siria

Hasakeh, SANA Los incendios afectaron un área de 6.600 hectáreas de tierras sembradas de trigo …